POR QUE DEBES AISLAR LAS VENTANAS DE TU CASA

Las ventanas son el principal foco de entrada de frío y humedad en tu casa. El motivo es sencillo de entender. Son el cerramiento con menor espesor de toda la envolvente térmica del edificio, y a su vez, por su naturaleza vítrea, el que más calor deja escapar a su través.

No tienes más que hacer la prueba; toca la pared en una noche de invierno y toca el cristal de la ventana. ¿Cuál está más frío? El cristal. Y la consecuencia es que está enfriando el aire a su alrededor. Así que este elemento se convierte en el que primero debes considerar a la hora de plantear una reforma térmica en tu hogar. Es más importante que colocar aislamiento en las paredes o instalar una caldera eficiente.

La ventaja que supone sabe esto es que un cambio de ventanas constituye la manera más rápida y económica de mejorar la eficiencia energética de tu vivienda. Y permite ahorrarte el tener que encender la calefacción unos cuantos días a lo largo del año, con los beneficios que eso aporta a las facturas energéticas mensuales.

Si te has decidido a aislar ventanas, hay una cosa que debes saber. Debes comprender que el aislamiento no solamente se refiere al cristal, sino que se debe verificar que la carpintería (el marco y los travesaños) de la ventana también está preparada para soportar el puente térmico que se produce a través de sus elementos.

Y es que, si el nuevo acristalamiento que pretendes incorporar está formado por marcos de madera o de pvc, no tendrás problema. Son materiales que, por su naturaleza, evitan el paso del calor.

Sin embargo, si lo que tienes pensado instalar es una ventana con carpintería de aluminio, ahí cambia el tema. El aluminio, como cualquier otro metal, es un excelente trasmisor del calor y del frío. Por eso el calor generado por la calefacción escapará por ahí al exterior. La manera de evitarlo es que la carpintería conste de una goma perimetral interna, que funciona como rotura de puente térmico. Como la goma es un mal transmisor de calor, evitará que la temperatura de casa baje, y mantendrá el calor en tu hogar.

Esto, junto con una ventana de doble acristalamiento con una cámara de aire entre las hojas, forma el mejor elemento aislante con que puedes recubrir los huecos de tu fachada.

Una nueva tecnología consiste en inyectar un gas inerte, como el argón, en la cámara de aire. Gracias a eso incrementarás la eficiencia de tu acristalamiento, tanto desde el punto de vista térmico como acústico.